"Aprendí que era fuerte cuando acepté que era vulnerable".

- Mariuxi Villacrés -


¿Qué te hace fuerte?



Mariuxi Villacrés

Siempre sintió la vocación de servir a los demás. Desde niña, cuando aún estudiaba en una entidad educativa de Guayaquil y se implicaba en voluntariados de todo tipo para asistir a las personas de la ciudad que más apoyo necesitaban.
Si alguien le hubiera dicho que su trabajo estaría algún día vinculado al mundo de los negocios y el emprendimiento, posiblemente se hubiera reído. Porque Mariuxi Villacrés Vélez (30/1/1977) quería ligar su destino a aquello que diera sentido a su vida, no al dinero. Al final logró encontrar la fórmula que le permitió dar respuesta a sus inquietudes y hacer confluir ambos mundos en un proyecto profesional.
Una vez graduada del colegio, le invadieron ciertas dudas acerca de qué carrera estudiar. Se inclinó por la Escuela de Comunicación Mónica Herrera del Puerto Principal, aunque no concluyó su formación allí y optó por marcharse a Chile, donde se matriculó en un seminario y aprovechó para terminar sus estudios, haciendo especial énfasis en la redacción creativa.

Reportaje de la revista Líderes sobre Mariuxi Villacrés.

Fue esa elección la que tal vez definió las bases que consolidaron su pasión por servir, la que la motivó para dejar el rol de espectadora y pasar a ser creadora de la realidad en la que vive. Aunque no se decantó por asistir a la gente, sino por empoderarla y por diseñar procesos que permitan llevar las ideas a la práctica. A Mariuxi le mueve conectar con las personas y orientarlas para que ofrezcan al mundo lo mejor de sí mismas.
Tomada de Facebook.
Una vez en Chile, empezó a colaborar con fundaciones, cuyo objetivo principal era crear impacto entre los jóvenes para incentivar su capacidad de emprendimiento. Misión que continuó a su regreso a Ecuador, aunque al mismo tiempo apoyaba en la administración de la empresa familiar.
Once años más tarde, ya casada, siendo madre y luego de haberse dedicado por más de diez años al ámbito empresarial e industrial, puso rumbo a los Estados Unidos para estudiar una maestría de emprendimiento social en San Francisco, donde se había hecho acreedora de media beca. Cuando volvió a su país, ya con una mentalidad deseosa de crear, Mariuxi y su prima y compañera de estudios, Belén Pastor, dieron vida a Coinnovar, una empresa B certificada que tiene como propósito impulsar a otras compañías, personas y entidades sin fines de lucro para que encuentren modelos de negocio y acción que, además de ser rentables, resulten innovadores y ayuden a transformar su entorno social de forma positiva.
Tomada de revistaawake.com
“Apoyamos a las empresas para poder fomentar una cultura de innovación, despertando en las personas el potencial de ser agentes de cambio con el objetivo de que brinden todos sus esfuerzos en el servicio y puedan cumplir sus metas a mediano plazo”, explica. Tanto ella como Belén han puesto su ingenio en favor de los demás para que más actores sociales, políticos y económicos repliquen su visión y se involucren en construir país.

Reportaje de diario Expreso sobre su labor empresarial.

Pero Mariuxi es mucho más que una empresaria o emprendedora. También es esposa y madre, fuerte y vulnerable, una mujer que tiene a la familia como eje central de su quehacer cotidiano. “Mis padres me enseñaron que debía mirar hacia fuera, más allá de la puerta de mi casa”, rememora.
Por eso, a lo largo de su vida ha puesto todo de su parte para forjar relaciones sólidas, que le ayuden a unirse a las personas sin importar su círculo social, laboral o familiar: “Eso me permite ampliar mi visión del mundo y darme cuenta de que, a la final, somos la misma cosa”.

¿Cómo decidiste ser…?




Entre sonrisas, recuerda haber leído en algún lugar que el futuro de la humanidad pinta en femenino. Convencida de que el mundo actual se concentra excesivamente en el éxito material, cree que las mujeres pueden mostrar y trazar, a su vez, un camino diferente, basado en “aprender a acoger, crear, colaborar e integrarse unos con otros…”.

Conoce a cada una de ellas