EL CAB

“Solo la unidad del pueblo y la solidaridad de sus dirigentes garantizan la grandeza de las naciones”. Andrés Bello aspiraba a que la integración de los países americanos fuese una realidad. Y para lograrlo nos entregó como legado la conciencia de un espíritu americano; la ética dentro de la administración pública; y la visión de democracias empoderadas y prósperas, construidas sobre las bases del derecho y la educación de sus gentes.

Fue uno de los espíritus americanistas más libres y generosos de todos los tiempos. Intelectual, legislador, educador, filósofo, filólogo, poeta. Dedicó su vida a las naciones americanas, dejó importantes contribuciones en innumerables campos del conocimiento y participó junto a Simón Bolívar, su alumno, en la independencia de Venezuela.

“De la patria es la luz que miramos, de la patria la vida es un don. Verteremos por ella la sangre, por un bárbaro déspota no (…) Libertad es la vida del alma; servidumbre hace vil al varón. Defender a un tirano es oprobio, perecer por la Patria es honor”, sentenció.

Autodidacta de formación, vivió en Londres por casi veinte años y se trasladó a Chile, donde desarrolló grandes obras en el campo del derecho y las humanidades. Bajo su inspiración y con su apoyo, en 1842 emergió la Universidad de Chile, de la que fue rector durante más de dos décadas.

Su labor docente y su interés por la pedagogía centraron  una  gran  parte  de  sus  esfuerzos.   Estaba

convencido de que la formación y el cultivo espiritual eran la base del bienestar individual y de toda la sociedad. Pero la influencia de su pensamiento no se limitó a su época, sino que sería trascendental en la vida política y cultural de toda América mucho tiempo después de su muerte en 1865.

Con tan brillante trayectoria, nadie mejor que él para dar nombre al Convenio Andrés Bello (CAB), que comenzó a articularse en 1969 como testigo de esa vocación integracionista de nuestros países, del esfuerzo conjunto para promover la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura. La iniciativa se consolidó en 1970, en la Quinta de Bolívar (Bogotá), con la firma del tratado público internacional del Convenio Andrés Bello por parte de Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela. Después se sumarían Panamá, España, Cuba, Paraguay, México y República Dominicana. Los doce países continúan integrando la institución, hoy fortalecida.

DIEZ HITOS DE UNA VIDA