Champú marca éxito

Imaginemos esta escena: 30 estudiantes, después de un arduo trabajo de entrenamiento de futbol, bajo un sol abrazador, corren al vestuario para bañarse, cambiarse y continuar con su próxima asignatura. Ahora imaginemos las condiciones higiénicas en las que quedo el vestuario.

Los jóvenes de la Comunidad de Carpuela no tienen los mejores hábitos de higiene, en una zona en riesgo social, donde las prioridades para sobrevivir son otras, es comprensible esta situación.

Pero el problema seguía ahí, manifestándose día a día, haciéndose evidente incluso para los mismos estudiantes; y de ellos nació la iniciativa. Del fútbol, el deporte que ellos aman, el idioma que ellos hablan y por el cual están estudiando un bachillerato especializado en este deporte, había nacido un problema, que fue identificado y que debía ser solucionado. Había nacido un reto y ellos contaban con las herramientas para enfrentarlo.

Y esas herramientas las habían adquirido en el aula de clases. La clase de química puso el conocimiento de cómo hacer los productos de limpieza personal y el efecto que los diferentes químicos tenían sobre el cuerpo. Ciencias naturales explicó sobre los hábitos de higiene y su importancia en el cuerpo humano y la salud. Arte aprovechó el tema para crear diseños de envase y etiquetas para los futuros productos. Finalmente emprendimiento mostró como hacer un presupuesto, como comercializar el producto y les abrió los ojos para ver como de una necesidad se puede convertir en una oportunidad de negocio, que podría convertirse en un futuro en una forma honesta de ganarse la vida.

El 5 de mayo de 2017, durante la casa abierta del Colegio JIT, en medio de demostraciones de futbol, exposiciones de ingles y dramatizaciones teatrales, un stand destacaba por su propuesta comercial: los asistentes compraban ávidamente, champús, jabones líquidos y en barra, mientras recibían una corta inducción sobre su composición química y sus beneficios.

Fue la conclusión perfecta para un largo proceso de aprendizaje, donde la enseñanza mas importantes no fue como producir un jabón, sino, por un lado, la importancia de la higiene personal, como una acto de autoestima y de convivencia armónica en comunidad y por otro lado el aprender a reconocer los problemas en nuestro entorno y saber como solucionarlos creativamente.

Ahora estos hábitos aprendidos se transmitirán de los estudiantes a la familia y de la familia a la comunidad, generando un ambiente optimo para el desarrollo de los jóvenes del sector. Esperamos que cada familia tenga en su baño una botella de champú y una barra de jabón, aunque no sean marca JIT.