Palabras mágicas que curan

Categoría: El profesor que me cambió

Palabras mágicas que curan

Erika Raquel Sambache Mencías.
27 de mayo de 1995.
Quito.
Estudiante de Multimedia y Producción Audiovisual (Universidad de Las Américas).Tiñe su cabello de verde, tono que según ella simboliza la buena salud, la vida, no solo la esperanza. Pero en su caso, no se trata de un capricho de juventud ni de un gesto de rebeldía. Más bien es su marca personal, ese cuño con el que se presenta ante el mundo tras sufrir una enfermedad que amagó con sumirla en una tristeza profunda e imborrable.

Erika pasó parte de su infancia de médico en médico. En lugar de compartir bromas y juegos con sus compañeros de escuela, se vio obligada a luchar contra una dermatitis atópica, que después derivó en psoriasis y mermó su salud. Solo tenía 9 años cuando los doctores le recomendaron que pasara un mes de reposo en casa.

fotos erika sambache 3

A su regreso a clases, la niña se sentía decaída, marchita, rehuía a sus compañeros y tendía a aislarse en sus preocupaciones. Pero Edwin, un profesor de gran carisma y compasivo corazón, le tendió su mano y se esmeró por ayudarle a recuperar la alegría. Primero le regaló palabras de consuelo y ánimo. Tiempo más tarde, compartió un secreto con ella y, con su ejemplo, le enseñó que la actitud ante la vida es fundamental para curar cualquier mal.

Escuchar la historia:

Si quieres compartir una de esas experiencias inolvidables acontecidas en las aulas,
participa en nuestro proyecto.

Un proyecto de logos ipanc h blanco
IPANC-CAB. Todos los derechos reservados 2018.